Interpretación simultánea presencial en reuniones de empresa, congresos, seminarios, visitas (visitas guiadas).

Incluyendo: Cabinas, intérpretes, servicios técnicos, montaje, desmontaje, equipos (transmisores, receptores, unidades de interpretación, repetidores, mezcladores de sonido, micrófonos, parlantes, etc.)

Idiomas: Inglés, francés, italiano, portugués, alemán, árabe, coreano, mandarín, ruso…

También ofrecemos el servicio de interpretación simultánea remota en más de 25 idiomas (ver aquí)

¿Por qué el idioma influye en las emociones? Sin duda una palabra, una canción o un aroma puede llegar a afectar nuestro estado de ánimo. El ser humano es altamente sensible a las palabras, sabemos que escuchar un  “te amo”, “te quiero”, o “te extraño” puede cambiar en un instante nuestras emociones. Y es que, el significado de ciertas palabras nos aviva emociones y los idiomas en las que los pronunciamos y escuchamos también. También influye el tono usado en las palabras según los diferentes idiomas y esto se ve reflejado en las reacciones que causan. Se puede observar perfectamente en el caso de los niños pequeños y en el caso de las mascotas, una misma palabra puede despertar reacciones y emociones completamente diferentes en función del tono con el que las pronunciamos.

Las emociones se empiezan a cultivar desde temprano, tan pronto como nos adentramos en el mundo y empezamos a percibir los estímulos y las palabras que resuenan en nuestro hogar. Por tanto, para cada persona, las palabras aprendidas en la infancia tienen un impacto emocional particular. Mamá, papá, tía, abuelo, abuela, etc. son palabras que reavivan recuerdos y logran que esos tiempos pasados vuelvan a tomar el control de nuestras vidas adultas. Pero claro, no es lo mismo si los escuchamos en nuestra lengua madre, que traducirla a diferentes idiomas, donde pierde parte de ese sentimiento. No nos devuelve a los recuerdos de la infancia, por lo que no tiene el mismo resultado.  

Según estudios, las lenguas nativas se adquieren en contextos emocionalmente ricos, cosa que no ocurre con las lenguas extranjeras, que se interiorizan en entornos académicos más fríos y neutros de emociones. Se demuestra que las personas somos más emotivas en nuestra lengua materna que en una extranjera. Pensamos con más frialdad en una lengua extranjera que en la nativa y nuestras acciones están menos influenciadas por las emociones cuando usamos un idioma foráneo. Para concluir, es importante recordar la frase de Nelson Mandela: “Si te diriges a una persona en un idioma que entiende, esas palabras irán a su cabeza, pero si lo haces en su lengua nativa, las palabras llegarán a su corazón”.

La Importancia del Multilingüismo en el Mercadeo. Sin entendimiento mutuo es imposible vivir y trabajar con otras personas, por ello es que para poder tener éxito en una economía globalizada es importante invertir en conocimientos lingüísticos. Un número importante de micro, pequeñas y medianas empresas pierde muchas veces valiosas oportunidades de hacer negocios, como consecuencia de la falta de competencias lingüísticas. Las lenguas son necesarias para potenciar las ventas y la publicidad, y su comprensión será determinante para quienes quieran obtener una ventaja competitiva en los mercados mundiales. Cada vez es más común que los bienes o servicios que se comercializan crucen las fronteras, requiriendo para facilitar su adquisición o venta de capacidades lingüísticas. 

La apertura al multilingüismo abre puertas a nuevos mercados, nuevas oportunidades de negocio y, aunque no es una garantía de ello, puede llegar incluso a incrementar las ventas, por cuanto facilita la expansión de los horizontes y permite la comunicación entre individuos solventando barreras del idioma. Ahora, el mundo necesita personas que aparte de tener habilidades y conocimientos, tengan un mayor alcance en la interacción comunicativa de la lengua.

El multilingüismo representa una valiosa oportunidad para la internacionalización y la expansión de la pequeña y mediana empresa. Las empresas no dominan bastante las lenguas de algunos mercados principales y emergentes y destaca la necesidad de que tanto gobiernos como compañías fomenten el aprendizaje de lenguas para consolidar la internacionalización de la economía.

Un aspecto determinante, ha de ser la construcción de una estrategia formal de comunicación para establecer contacto con los clientes en las diferentes áreas lingüísticas en que operan. Estudios existentes evidencian que muchas empresas carecen de los mismos, lo cual afecta su alcance. Cuatro claves lingüísticas de la competitividad internacional son tener una estrategia lingüística muy definida, contratar personal lingüísticamente competente, contar con hablantes nativos, y hacer un uso apropiado de la traducción/interpretación.

Hoy en día las grandes empresas han creado departamentos lingüísticos o de traducciones, que son los encargados de gestionar los pedidos con su proveedor principal, a menudo una agencia. La comunicación se efectúa entre ambos y dicho departamento, como interlocutor único, se encarga de responder a las preguntas de los traductores, enviar los pedidos estipulando los plazos de entrega requeridos, enviar las maquetas para su posterior revisión, etc.

Esos departamentos, de recién creación, son de suma importancia para internacionalizar correctamente los productos que se quieren vender. Están en relación con la gran mayoría de otros departamentos de la propia empresa: jurídico (para traducir contratos que siempre será necesario), marketing (para traducir las nuevas estrategias) recursos humanos (para traducir los manuales de formación), o diseño (para traducir etiquetas, logos, valla publicitarias).

Las empresas de traducciones, por su lado, se tienen que adaptar a las nuevas necesidades que se observan: tiempos de entrega cada vez más ajustados, tratar a documentos en varios idiomas a la vez con una sola entrega, trabajar con programas que no siempre son de tratamiento de texto, como los de diseño que se utilizan para maquetar folletos y catálogos, y brindar siempre el mejor servicio posible.

Frente a este reto que deben de afrontar las empresas estas pueden elegir contratar a sus propios traductores, sin embargo esto puede llegar a representar costos bastante altos ya que deberán contratar a distintos expertos lingüísticos cada vez que entren a un nuevo mercado. En contraste a esto, se recomienda tercerizar el servicio con agencias especializadas en traducción, doblaje e interpretación de contenido para reducir costos y asegurar que el trabajo sea realizado por expertos en esta labor. En LingoCall brindamos servicios de doblaje, traducción e interpretación en más de 25 idiomas, contáctenos ahora mismo y con gusto le realizamos un presupuesto de acuerdo a las necesidades de su negocio.

La Importancia de los Servicios Lingüísticos para Internacionalizar su Empresa. Para nadie es un secreto que vivimos hoy en día en un mundo globalizado, con una cada vez mayor interrelación y contacto entre diversas naciones o pueblos, tanto en el ámbito comercial, como en el diplomático, industrial, tecnológico, laboral y en otras múltiples facetas. Los países y las personas viven interconectados y la necesidad de comunicación entre unos y otros es innegable. Eso necesariamente impulsa y presiona a las empresas y organizaciones a reinventarse, encontrar nuevas y mejores formas para que lejos de estancarse, puedan crecer y llegar a un mayor público o mercado.  Todo ello conlleva a la internacionalización.

Internacionalizar es sinónimo de comunicar en el idioma de destino, y eso al fin de cuentas es traducir, lo que en consecuencia hace de los servicios lingüísticos una herramienta clave para el crecimiento y expansión de las empresas y organizaciones.  Las ventajas derivadas de este proceso son numerosas: ampliar el número de posibles clientes, expandir la imagen de la marca, aumentar el tamaño de la empresa y, por supuesto, incrementar el nivel de facturación.

Ahora bien, la internacionalización de una empresa, sin duda, facilita el acceso a un mercado mucho más amplio, por ello requiere de toda una estrategia.  Para una empresa que busca expandir sus horizontes con inteligencia, es mucho más que comercializar bienes y servicios a nivel mundial, requiere por tanto de una visión clara de marca y comunicación, marketing, financiación, de adquirir conocimientos y desarrollar destrezas que le sean útiles. Indudablemente dentro de ello se hace imprescindible contar con servicios lingüísticos profesionales, serios, ya que los mismos terminan convirtiéndose en buena parte de la carta de presentación de la empresa.

Tanto la traducción como la interpretación adquieren un papel fundamental en este proceso. La internacionalización supone el contacto de la empresa con personas e instituciones de otros países y esto conlleva, innegablemente, a la traducción de documentos y a la interpretación de distintos eventos. Desde el desarrollo de la página web, la escogencia de los contenidos, los primeros enlaces, son múltiples factores que deben tenerse en consideración y que no conviene hacerlos sin profesionalismo.  Se debe de recordar que los traductores e intérpretes son algo así como puentes entre distintas culturas y lenguas y facilitan el acercamiento a posibles clientes, lo que supone un crecimiento para la empresa que internacionaliza.

Mostrar o dar a conocer productos a potenciales clientes en lugares hasta ahora no alcanzados, establecer contactos, entablar negociaciones iniciales, exportar o importar productos, participar de licitaciones internacionales, todo ello requiere de conocimientos especializados, expertos que sean conocedores del idioma y de la cultura del país, lo cual puede redundar en buenos resultados empresariales.  Solamente traducir una página web al inglés, al chino y al español, puede permitirle a una empresa llegar al 60% de los usuarios totales de Internet. De ahí la importancia de hacerse acompañar de una buena agencia de traducción.  Ello le permitirá abordar cada especialidad con excelencia y aprovechar mejor cada oportunidad. La internacionalización le hará recurrir a traducción jurada, traducción técnica, traducción legal, traducción de la web y/o de apps, así como otras posibilidades para las que conviene estar siempre preparado. Son bastante comunes en estos escenarios las siguientes variables de traducción

  • Traducciones de documentación relativa al área de marketing, como traducción de la página web, folletos y catálogos corporativos, tarifas de empresa, comunicación en redes sociales (posts, etc.).
  • Traducciones juradas de documentos oficiales (contratos, escrituras, registro de marca, etc)
  • Traducción de acuerdos de colaboración, informes jurídicos y económicos, etc. Los cuales en algunos países requieren de un traductor jurado autorizado por un organismo estatal.
  • Traducciones técnicas de manuales técnicos, patentes, fichas e informes técnicos, licitaciones, etc.

Pero además, si se requiere iniciar una negociación oralmente, se requerirá de servicios de interpretación, ya que cuando se está concretando un negocio no puede haber lugar a dudas en los términos y condiciones. La internacionalización llegó para quedarse, de los actores depende cómo aprovecharla mejor, de eso puede depender el éxito o el fracaso de una empresa.

Traducción e interpretación médica. El vivir en una era de conocimiento, conlleva e implica una cada vez mayor especialización técnica y profesional de quienes conviven en un mundo cada día más competitivo y acelerado. Esta situación es aplicable plenamente a la traducción.  No basta con dominar dos idiomas e intermediar o servir de puente entre dos o más sujetos de distintos lenguajes, muchas veces, para que la comunicación y comprensión sean idóneas y cumplan plenamente su propósito, se requiere de conocimientos especializados por parte del traductor, esta característica toma mayor importancia cuando el tema a tratar tiene que ver con la salud de los seres humanos.  Es precisamente ahí donde toma realce la traducción médica.

La historia de la humanidad se ha caracterizado por un continuo proceso, mediante el cual el conocimiento adquirido por un individuo o pueblo, es posteriormente transmitido a otras personas o comunidades, las cuales en muchos casos tienen idiomas distintos. Esto se ha logrado gracias al tan valioso aporte de intérpretes o traductores, quienes históricamente han intermediado para que el conocimiento se extienda y continúe su proceso de evolución, hasta llegar cada vez a mejores niveles.

La traducción ha contribuido sobremanera al progreso científico y técnico, ha posibilitado el acceso al saber y ha sido crucial en la producción y distribución del conocimiento. En este sentido, la medicina ha sido una de las ciencias que más ha prosperado gracias a la labor traductora. Un ejemplo claro de ello es la actividad traductora desarrollada en la Casa de la Sabiduría de Bagdad, gracias a la cual los árabes asimilaron el legado médico griego y produjeron obras originales, o en el papel que tuvieron los traductores clásicos y del Renacimiento para transmitir y conservar las grandes obras de la medicina.

Si bien la traducción médica ha quedado tradicionalmente diluida como subespecialidad dentro la traducción científico-técnica, lo cierto es que cada vez son más los autores que consideran a la traducción médica merecedora de una atención especial e inciden en resaltar los rasgos que la caracterizan.

La traducción médica hace referencia a la traducción de documentación relacionada con una amplia gama de disciplinas, como el área farmacéutica y todos los elementos que componen el campo de la salud (Cirugía, Bioquímica, Oncología, Dermatología, Oftalmología, Genética, Odontología, Psiquiatría y muchas disciplinas médicas adicionales, todas y cada una de ellas de enorme importancia). En todos éstos ámbitos es crucial ser muy riguroso y preciso en la terminología, ya que un pequeño error puede generar serias consecuencias en la salud de los pacientes. Si ya preparar toda la documentación que genera el sector en el idioma local tiene sus dificultades, traducirla a otros idiomas es un proceso complejo que no puede supeditarse a una traducción palabra por palabra. Hay que poner atención al significado del texto de origen y buscar las equivalencias en toda la compleja terminología que se emplea en el sector.

La medicina está en constante avance, cada día se descubren nuevos medicamentos o dispositivos médicos.  La gran mayoría de los países en donde se adquieren estos productos exigen que la documentación y el etiquetado de los mismos se traduzcan al idioma nacional para poder ponerlos a disposición del público. Gracias a la traducción médica, la mayoría de los fármacos que se encuentran en las farmacias están traducidos para que los pacientes puedan comprender perfectamente la información.

El traductor que se enfrenta por primera vez a una traducción médica debe lidiar con una terminología médica específica. Aunque un proceso de documentación exhaustivo puede ayudar, si el traductor no está especializado en el campo encontrará dificultades con las equivalencias, las interpretaciones y los usos que se le da en cada idioma. Actualmente se está ante una terminología farmacéutica o médica muy específica, por lo tanto hay mucha variedad de documentos que son susceptibles a ser mal traducidos. Para todos ellos se debería confiar en traductores profesionales especializados, ya que pueden estar en juego la salud de los pacientes, la aceptación de los documentos por parte de las autoridades del país extranjero o simplemente la calidad final de dichos documentos. Partiendo de esta base, el traductor se enfrenta a una serie de retos a la hora de hacer una traducción médica.

Estos son solo algunos de los puntos más importantes que un buen traductor/a médico debe tener en cuenta. Como consecuencia, para conseguir una traducción médica de calidad, es necesario que el traductor disponga de lo siguiente:

  • Formación médica o conocimientos específicos del tema
  • Disponibilidad de recursos lingüísticos fiables (diccionarios especializados y/o técnicos, acceso a foros de traductores médicos, obras de consulta, textos paralelos…)
  • Especialización en la disciplina/tipología textual en cuestión
  • Tiempo para preparar el texto original: documentación e investigación
  • Experiencia previa y familiarización con el ámbito

En conclusión, se trata de una labor que debe ser desarrollada con alto profesionalismo, porque a diferencia de otras, aquí un levísimo error podría afectar seriamente la vida y la salud de las personas. Es una especialidad que merece tomarse muy en serio.

Interpretación Remota. El desarrollo de la tecnología en las últimas décadas, el avance en la velocidad y cobertura del internet y los retos que ha planteado la pandemia de la Covid-19 han propiciado la búsqueda de nuevas soluciones y/o posibilidades para la interpretación. La tecnología acorta las distancias y las videoconferencias, webinarios y encuentros virtuales están a la orden del día. Es así como la interpretación remota (a distancia) ha surgido como una opción cada vez más importante. Mediante ella se realiza la traducción de un discurso o una conversación de un idioma a otro de forma simultánea o consecutiva mediante herramientas que facilitan que el intérprete esté ubicado en un lugar diferente.

Esta forma de interpretación permite ahorros importantes en traslados, viajes, tiempo y dinero. Facilitando que las partes, con diferentes idiomas y ubicaciones, puedan comunicarse de manera oportuna y porqué no, más segura, especialmente en épocas de confinamiento o emergencia sanitaria. Aunque diciéndolo más claramente, la interpretación remota llegó para quedarse, aún después de la pandemia es indudable que el teletrabajo, la comunicación a distancia, y los principios básicos de economía, que conducen a reducir cada vez más costos, han de seguir fortaleciendo posibilidades a esta actividad profesional.

Tal y como se indicó interiormente, en la interpretación remota es posible hallar varias ventajas, entre ellas:

  • Se puede llegar a cualquier lugar: El internet desaparece las distancias y facilita enormemente la labor
  • Se reducen costos: El intérprete y las partes no tienen que desplazarse
  • Se pueden organizar eventos multilingües más fácilmente
  • Se hace más sencillo contratar profesionales de lenguas poco comunes

Dentro de las actividades en las que puede utilizarse la interpretación remota o a distancia, están: conferencias, seminarios, presentaciones de productos, cursos, talleres, mesas redondas, reuniones, ruedas de prensa, consultas legales, citas médicas y muchas más.

La interpretación remota puede manifestarse de dos formas básicas:

  • Interpretación simultánea: Es la traducción de un discurso al mismo tiempo en que se va desarrollando. El intérprete habla al mismo tiempo que el orador.
  • Interpretación consecutiva: El intérprete traduce lo que dice una parte y luego lo que responde la otra persona.  Es usada normalmente en reuniones de negocios, legales, citas médicas y similares.

Ahora bien, para que la interpretación tenga la calidad debida, se requiere garantizar condiciones técnicas suficientes, una buena y estable conexión de internet, equipos de audio adecuados, un ambiente idóneo, en fin, contar con requisitos que hagan viable, fluida y eficiente la tarea. Son recomendables audífonos y micrófonos profesionales, cámara de alta resolución, pantalla e iluminación de buen nivel, un espacio aislado del ruido ambiental.

Un elemento básico, desde el punto de vista tecnológico, para viabilizar la traducción simultánea es la existencia de una plataforma que permita conectar a los asistentes.  Existen al respecto varias opciones, cada una con sus particularidades:

  • Zoom: Plataforma de videollamadas, reuniones virtuales o conferencias. Permite personalizar eventos remotos y es compatible con la interpretación simultánea.
  • Microsoft Teams: Permite reuniones virtuales, y da la opción de incorporar la traducción simultánea a reuniones o eventos sin límite de participantes. Se puede emitir por Youtube, Twitch y otros
  • Webex:  Tiene una herramienta específica para videoconferencias en más de 100 idiomas a la vez.  Los usuarios pueden activar la traducción simultánea según los idiomas que se estén traduciendo.

Sin duda la interpretación remota se ha convertido en una interesante alternativa cuando existen barreras físicas o geográficas que hacen imposible la realización de una interpretación presencial. En LingoCall ofrecemos servicios de interpretación simultánea remota para videoconferencias y seminarios web (webinars), de hasta 10.000 participantes los cuales cada participante selecciona el idioma que quiere escuchar. Contáctenos ahora mismo y con gusto le realizamos un presupuesto de acuerdo a las necesidades de su empresa.

Interpretación de Lengua de Señas. La lengua de señas es la que emplea signos realizados con las manos, la boca y otros movimientos, como expresiones faciales y posturas del cuerpo. Gracias a esta lengua, las personas sordas pueden comunicarse con su entorno social, tanto con otras personas sordas como con cualquier persona que conozca la lengua. Mientras que con el lenguaje oral la comunicación se realiza en un canal vocal-auditivo, el lenguaje de señas se realiza por un canal gesto-viso-espacial.

Según la Federación Mundial de Personas Sordas, hay más de 70 millones de personas sordas en el mundo y las distintas comunidades han ido creando en cada país o región sistemas lingüísticos naturales, que han dado lugar a las diferentes lenguas de signos. Se aproxima que existen más de 300 lenguas de señas en el mundo. Estas son lenguas naturales, con su propia gramática y léxico. No son universales, ni comprensibles entre sí, sin embargo, existen sorprendentes similitudes entre ellas.

            Como se mencionó anteriormente, el lenguaje de señas no es universal, esto crea uno de los mayores problemas para educar a las personas de la comunidad sorda y a las demás personas para que puedan comunicarse con ellos. De igual manera siempre es importante recordar que la accesibilidad a la información y comunicación es un derecho que se le debe de garantizar a todas las personas. Sin importar las características comunicativas, todas las personas necesitan comunicarse e informarse sin barreras en cualquiera de los ámbitos de la vida. Aprendiendo el lenguaje de señas que se utiliza en su país o contratando intérpretes se garantiza la accesibilidad a información, entornos, servicios, bienes y productos. Es decir, se eliminan trabas que impiden una interacción cómoda, segura y eficaz.

Para muchos es difícil entender porqué hay más de un lenguaje de señas, esto porque piensan que debe de existir un sistema inventado y luego entregado a la comunidad sorda como un dispositivo de asistencia. Sin embargo, no es así. El lenguaje de señas, como cualquier otro idioma existente, se desarrolló naturalmente a partir de grupos de personas que interactúan entre sí y es por esto que las comunidades sordas de distintos países manejan su propio lenguaje de señas.  Un ejemplo de esto es la comunidad sorda nicaragüense, ellos inventaron su propio lenguaje de señas desde cero. Es por esto que se deben contratar intérpretes de lengua de señas adecuados dependiendo del país donde se necesita que se realice la interpretación. También es importante recordar que el lenguaje de señas no representa el lenguaje hablado. Por ejemplo, el lenguaje de señas americano es bastante diferente del lenguaje de señas británico, a pesar de que el inglés es el idioma hablado de ambos países.

Con respecto a la lingüística de este lenguaje, múltiples estudios científicos demuestran que este lenguaje contiene todas las propiedades y dificultades que tiene cualquier otra lengua natural oral. Posee fonología abstracta, que en el caso del lenguaje de señas se le da el nombre de quilología. Tiene sintaxis, ya que cumple los principios generales de otras lenguas, que permiten afirmar la efectividad de procesos morfológicos. Con todo esto se confirma más que las lenguas de señas no son nada simples, cuentan con gramática complicada y creativa, así como cualquier otra lengua natural.

En conclusión, la accesibilidad a la información y la oportunidad de comunicarse fluidamente es un aspecto clave para la inclusión. Los países, junto con las empresas deben de adaptarse a las necesidades comunicativas de las personas sordas para garantizar una inclusión real en la sociedad. Esto se logra dándole el debido estudio e importancia al lenguaje de señas, enseñando a cada vez más personas la lengua de señas respectiva de su país, garantizando que los medios de comunicación sean accesibles a las personas sordas mediante interpretación, etc.

Servicios lingüísticos a lo largo de la historia. La existencia de diversos idiomas y civilizaciones hace de los servicios lingüísticos una de las actividades más antiguas de la humanidad. Conforme las distintas civilizaciones iban teniendo contacto entre sí empezaron a ser necesarios los servicios de interpretación y traducción. La interpretación primero, por tratarse de un proceso oral que permite trasladar lo dicho en un idioma a otro y la traducción después, una vez surgida la escritura y la necesidad de pasar un texto escrito en una lengua a otra.

A pesar de lo “ancestral” que puedan ser los servicios lingüísticos, por mucho tiempo esta profesión no fue reconocida como tal, ni se le dio la importancia que tiene ahora. Esta era observada como un servicio colateral, lo cual no permitió un estudio exhaustivo de su papel a lo largo de la historia.  Su reconocimiento fue progresivo, y se encuentra bastante ligado a la cada vez más frecuente, trascendente y formal interacción entre individuos y sociedades de diversas lenguas. No es sino hasta la era moderna, alrededor del año 1950, con el Juicio de Nuremberg y el surgimiento de organizaciones internacionales, entre ellas, la Organización de las Naciones Unidas, que los servicios lingüísticos adquieren reconocimiento como una especialidad académica.

Como se mencionó anteriormente, no es fácil identificar los orígenes de esta profesión. En los grandes imperios de la antigüedad, el traductor o intérprete jugaba un rol casi que anónimo. A pesar de estas limitaciones, a continuación se señalan algunos hechos que muestran su aparición en distintas épocas de la historia humana:

Los servicios lingüísticos en civilizaciones antiguas:

Existen testimonios de mediadores lingüísticos desde hace más de 5.000 años, jugando roles importantes en Egipto y Asiria, sea como guías comerciales, expediciones de conquista o conflictos bélicos y en la administración del gobierno.  En el antiguo Egipto se denominó a los gobernadores de las regiones limítrofes con Sudán, con el título de “Jefe de Intérpretes”, por su papel en las expediciones que se hacían a nuevas tierras.

Inicialmente la intermediación lingüística fue asignada a esclavos o rehenes, pero con el tiempo se empezó a designar a hijos de la nobleza egipcia, educados en el extranjero o a los hijos de los príncipes extranjeros. Es amplia también la evidencia de servicios lingüísticos en la antigua Grecia y en Roma. Si bien en Grecia estos servicios no gozaban de mucho prestigio, ya que los griegos se consideraban superiores a las otras culturas o pueblos sometidos, en el caso de Roma sí jugaron un papel clave para la construcción del Imperio, facilitando mucho la relación con las colonias y terrenos conquistados.

Definitivamente uno de los factores que dio mayor impulso a la actividad traductora fue la fe, el judaísmo, el cristianismo y el islam. Al desaparecer el hebreo como lengua principal religiosa, y tomar poder las culturas griega y romana, se generó gran interés por traducir los textos religiosos. Se dan entonces las primeras traducciones griegas de libros del Antiguo Testamento, y posteriormente al latín por parte de los romanos. Indudablemente ha sido la Biblia el texto de mayor trascendencia en el crecimiento de la traducción. La misma ha sido traducida a múltiples idiomas. En el siglo IV se realizó la versión más extendida, a la que se llamó Vulgata, realizada por San Jerónimo, patrón de los traductores, y que se utilizó durante siglos en la religión cristiana.

Es importante mencionar la expansión del imperio árabe, durante la edad media y hasta el siglo XV, como un factor que contribuyó a los servicios lingüísticos mediante la traducción de textos científicos o filosóficos del griego. Fue durante el reinado árabe en la Península Ibérica cuando se dio un periodo de oro para la traducción.

El papel del intérprete fue crucial también en la conquista del Nuevo Mundo. Durante la misma se conoce una de las primeras intérpretes de la época: Malinche. La historia cuenta que esta princesa azteca, que hablaba tanto el maya como el náhuatl fue entregada al conquistador Hernán Cortés tras la batalla de Centla. Gracias a su bilingüismo, fue intérprete, consejera e intermediaria de Cortés y ayudó en el proceso de acusación de Moctezuma y su posterior ejecución.

Los servicios lingüísticos en la Edad Moderna y Contemporánea:

En el siglo XV, con la llegada de la imprenta, la traducción experimentó un enorme impulso que se extiende hasta hoy. Hasta el siglo XVIII y la llamada Paz de Westfalia, el latín era la lengua hegemónica de esta época, es a partir de ahí que el francés pasa a ser la lengua oficial de la diplomacia hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Ya en el siglo XIX, Estados Unidos comenzó a revelarse como gran potencia económica, y el inglés fue ganando terreno. Como consecuencia, la importancia de los intérpretes se vio acrecentada en el ámbito político y el económico, y por primera vez dejaron de ser anónimos.

El periodo de entreguerras:

Esta época será la antesala y por tanto, el origen de los servicios lingüísticos tal y como actualmente se conoce. Surgió el papel del intérprete de conferencias y la relevancia de la profesión alcanzó su auge histórico. Su génesis, por tanto, se dio en la Primera Guerra Mundial. En este momento surgió una necesidad de contar con personas que pudieran servir de enlace entre unidades militares que hablaban distintos idiomas. Aparecieron los intérpretes de guerra, cuyo papel fue crucial en el transcurso de la guerra. Algunos de ellos actuaron como mediadores en la Conferencia de Paz de París en 1919, en la que los representantes de los cuatro países vencedores se reunieron para debatir una serie de cuestiones que culminaron con el ya conocido Tratado de Versalles y la fundación de la Sociedad de Naciones

En estas reuniones se consideraron oficiales los idiomas inglés y francés, y los intérpretes fueron los encargados de transmitir los discursos de los oradores a través de la interpretación consecutiva. El papel de estos intérpretes fue crucial, y por primera vez pasaron a la historia sus nombres y se elevó la importancia del oficio del intérprete. Uno de ellos, Antoine Velleman, fundó tiempo después la Escuela de Intérpretes de Ginebra, y otro, Jean Herbert, fue el encargado de reclutar el primer equipo de intérpretes profesionales para la primera Asamblea General de la entonces Sociedad de Naciones.

En 1926, además, apareció la primera patente de un equipo para la interpretación simultánea. El sistema se llamó “Hushaphone Filene-Finley IBM” y fue utilizado por primera vez en la Conferencia Internacional del Trabajo de 1927. Posteriormente,  en las asambleas de la Sociedad de Naciones de 1931 y 1932 se trató de comprobar la validez del proceso de interpretación simultánea, aunque el sistema no terminará de cuajar hasta diez años después.

Los Juicios de Núremberg y la interpretación simultánea:

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, las naciones aliadas emprendieron una serie de procesos judiciales con el objetivo de determinar y sancionar las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nacionalsocialista de Hitler. En este proceso, denominado como los Juicios de Núremberg participaron los cuatro países vencedores y el vencido: Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética y Francia por un lado, y Alemania por otro. No es de extrañar que, ante tal diversidad lingüística, se pusiera en duda la eficacia de la interpretación consecutiva, que además augura una duración temporal infinita.

Se propuso por tanto utilizar el método de interpretación simultánea, que finalmente sería el elegido y daría lugar al ya conocido oficio de intérprete de conferencias. Evidentemente, desde entonces hasta la actualidad la evolución y el desarrollo de este tipo de interpretación ha sido asombroso, no sólo en cuanto a los elementos hoy utilizados para desempeñar esta labor (cabinas, micrófonos, equipos), sino también en lo que respecta a la preparación, formación y profesionalidad de los intérpretes. Ahora, la globalización e internet han llevado la traducción y la interpretación en herramientas para agilizarla a una época compleja en la que la profesionalización es más importante que nunca.

 Diferencia entre traducción e interpretación. A menudo las personas suelen confundir los términos de traducción e interpretación y a pesar de que los dos comparten el mismo objetivo de superar las barreras lingüísticas y tanto los intérpretes como los traductores cuentan con altos conocimientos idiomáticos, existen grandes diferencias entre los dos. Algunas de estas diferencias son:

  • La diferencia más clara entre los dos es que la traducción se transfiere de manera escrita y la interpretación de manera oral. La traducción consiste en reproducir el mensaje de un texto escrito a uno en un idioma distinto. Y la interpretación implica transmitir oralmente el mensaje de un idioma a otro.
  • Otra de las diferencias es la inmediatez con la que se realiza. Para realizar una traducción se cuenta con un plazo de tiempo, sin embargo, la interpretación se realiza en tiempo real. Los intérpretes deben de dominar las tareas de escuchar, traducir y hablar, todas al mismo tiempo. Los traductores, por otra parte, tienen un plazo para poder investigar o verificar conceptos, aclarar dudas y traducir los textos.
  • Tanto los traductores como los intérpretes pueden encontrarse con referencias culturales, metáforas, etc. que deben de trasladarlos de la mejor manera a la lengua de llegada. El intérprete además debe de transmitir de manera adecuada tanto el lenguaje verbal como el no verbal del orador, tomando en cuenta sus gestos, el tono de voz, sus movimientos, etc.
  • A pesar de que los dos servicios requieren de mucho estudio y dominio de las lenguas, a la hora de hacer una interpretación se cuenta con cierta libertad para expresar lo que dice el orador. Es decir, aunque siempre se busca la perfección al ser en tiempo real muchas veces la interpretación no cuenta con la misma precisión que la traducción. Esto se relaciona con la diferencia de la inmediatez ya que los traductores cuentan más tiempo para asegurarse de que la traducción sea lo más precisa posible.

¿Cuál servicio debería de contratar?  En caso de tratarse de un documento, contrato, certificado, manual, página web o cualquier tipo de texto se debe de solicitar un servicio de traducción. Cuando se trata de reuniones con clientes o proveedores extranjeros, conferencias, ferias de networking, etc. se debe de contratar el servicio de interpretación.

INTERPRETACIÓN DE LENGUA DE SEÑAS

Brindamos servicios de Interpretación de Lengua de Señas.

La lengua de señas utiliza la modalidad visual-manual para transmitir significado. Las lenguas de señas se expresan mediante articulaciones manuales en combinación con elementos no manuales. Son lenguas nativas (a cada país) en toda regla con su propia gramática y léxico. Se componen de signos que no son universales y no son mutuamente inteligibles entre sí, aunque también existen sorprendentes similitudes entre la lengua de señas de cada país/región. Esto significa que hay al menos un estándar de lengua de señas por cada país en el mundo.

Brindamos interpretación remota y presencial de la Lengua de Señas Costarricense (LESCO), mexicana (LSM), estadounidense (ASL American Sign Language), argentina (LSA) , colombiana (LSC) y de otros países.

Vídeo DEMO de 2 minutos

Brindamos servicios de interpretación de Lengua de Señas.

La lengua de señas es cualquier medio de comunicación a través de movimientos corporales, especialmente de manos y brazos, utilizado cuando la comunicación oral es imposible o no deseable. La práctica probablemente sea más antigua que el habla. Puede expresarse de forma tan tosca como simples muecas, encogimientos de hombros o señalamientos; o puede emplear una combinación delicadamente matizada de señas manuales codificadas reforzadas por la expresión facial y quizás aumentadas por palabras escritas en un alfabeto manual. Siempre que la comunicación vocal sea imposible, como entre hablantes de idiomas mutuamente ininteligibles o cuando uno o más posibles comunicadores sean sordos, se puede utilizar el lenguaje de señas para cerrar la brecha o barrera de comunicación.